¿Atrapasueños?

Esto que estoy tejiendo no es un atrapasueños, es un chinchorro para que los sueños vengan y descansen un ratico; para que se columpien balanceando sus pies cansados. Harto trabajo tienen mis sueños. Ser el sueño de una inconstante no es fácil. Tienen que ser muy perseverantes y agarrarme desprevenida en luna menguante, susurrarme en el oído a la hora de los pájaros, acariciarme mientras cuelo café, soportarme los berrinches y los miedos. A cambio, les ofrezco la libertad de mutar, de ir y venir, de transformarse. Mis sueños no están domesticados. Son salvajes y andan sueltos. Pero les gusta columpiarse. Por eso tejo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s